DOCUMENTS ON RAPHAEL

27.00

Disponibilitat: En estoc

Los jóvenes lánguidos se tumban en los taburetes de terciopelo. Algunos apoyan con delicadeza sus finas manos en las empuñaduras de espadas doradas que nunca desenvainarán. Otros sostienen pequeñas redondeles de sus amadas mientras miran vagamente al espectador como si dijeran: “Vete a trabajar al campo, estoy ocupado”. Aunque en la Europa de los siglos XV y XVI se produjo un renacimiento historicista de la caballería, demostrado a través de la popularidad de Ariosto y de las innumerables pinturas de San Jorge matando al dragón, la galantería en la corte a menudo necesitaba ser trabajada. En 1528, Baldassarre Castiglione (de quien Rafael pintó un retrato) publicó Il Cortegiano, o El libro del cortesano. En 1507, Castiglione instruye a los cortesanos en ciernes sobre los modales y el comportamiento, en forma de conversación informal semipública en la corte de Urbino. Las cortes ducales eran espacios sociales en los que la gente solía comer, cagar y dormir juntos en grandes salas. Lo bien que se abriera una puerta a una dama podía ser la diferencia entre agradar o molestar a alguien en posición de ayudar o dificultar su ascenso. El libro pretende que el cortesano esté al tanto, no de los modales como un conjunto de reglas, sino como una gracia personal con la que deslumbrar al príncipe al que se sirve. El énfasis se pone en un estilo relajado de porte, que crea un aura de superioridad natural, una “elegancia” física nacida de una disposición abierta y fácil, en movimientos ágiles y suaves, y un semblante aristocrático. Este encanto de clase alta y sin esfuerzo fue acuñado como sprezzatura.

Alisando las aristas y los ángulos incómodos de un cuerpo “natural” rebelde, la sprezzatura es como un uniforme que oculta las irregularidades del comportamiento, ordenando al individuo. Por supuesto, la individualidad no siempre es deseable, sobre todo si un cortesano busca mezclarse y hacer parecer que pertenece. Como la actitud deseada es de distanciamiento amistoso, este código permite que las intenciones internas pasen desapercibidas, del mismo modo que un bailarín de ballet oculta el esfuerzo físico de un salto con una grácil curvatura de la columna vertebral. Por lo tanto, la Sprezzatura no es sólo un uniforme, sino una máscara. Según el libro, el cortesano debe enmascarar el esfuerzo y, al hacerlo, enmascarar la ambición: “¿Por qué iba a molestarme en conspirar contra ti si apenas sé quién eres?” En la época de Rafael y Castiglione, el intérprete de la sprezzatura es un cortesano profesional, un agente socialmente aspirante a su propio éxito, que ocupa un espacio intermedio reconociblemente moderno entre el comerciante, el campesino y el príncipe.

¿Quiénes son estos seres superiores que pueblan las escenas religiosas y filosóficas de Rafael? Son un tipo ideal, y el libro del cortesano se esfuerza por inculcar ese ideal al lector. Sin embargo, la mejor forma de comunicar la sprezzatura no es a través de los libros, sino de la pintura. La pintura es de gran tamaño, en color, y se encuentra en salas importantes de la ciudad. Por ello, su uso para comunicar el gesto y la pose era primordial, comparable al papel del cine para influir en el discurso. Mirando los cuadros, la gente podía ver cuáles eran los “buenos” gestos. Gestos asociados con la divinidad y el poder (la mano de Miguel Ángel creando a Adán), con la virtud y la inteligencia (la Escuela de Atenas de Rafael), con la sofisticación y el encanto (las manos de la Mona Lisa de Leonardo). Además, sólo en la generación de Rafael la elegancia física se plasmó de forma convincente. Las Venus y Vírgenes de Botticelli o Signorelli podían tener inclinaciones elegantes, pero sus dedos aún no se habían librado de la bondad tardomedieval. La pintura proporciona el punto fijo de la pose, la posición a la que hay que llegar. Con esta plantilla no hay lugar para la interpretación, a diferencia de, por ejemplo, tener que interpretar la palabra “refinado” en Il Cortegiano.

 

Relacionados

Suscríbete al newsletter ArtsLibris 

ArtsLibris in English
will be available shortly

Els continguts de ArtsLibris en català estaran disponibles en breu

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso que haces de nuestro sitio web. Puedes autorizar el uso de todas las cookies pulsando el botón «Aceptar» o obtener más información sobre cómo configurarlas, o rechazar su uso.